Adiós payaso, adiós

•18 noviembre 2012 • 4 comentarios

Vaya manera de empezar el domingo, el abrir el periódico y ver que ha muerto Miliki. La de veces que hemos coreado las canciones con él…

Ahora ya sólo nos quedan los payasos del gobierno. Una pena.

Anuncios

¡Reggetoneros temblad!

•12 septiembre 2012 • 6 comentarios

Llevaba unos días viendo hablar del fenómeno coreano del “gangnam style” por el ciberespacio sin saber muy bien a qué se refería. Y como con el amplio abanico de posibilidades que nos ofrece la tele últimamente como distración, deja mucho que desear, estaba pasando el tiempo por la red y me he decidido a buscarlo de una vez y darme por enterada.

Y madre mía lo que me he encontrado al buscarlo, si ha resultado ser un fenómeno de masas. La canción no tiene precio, la letraca currada, el bailecito, la puesta en escena… tengo los pelos como escarpias de la emoción, oiga. ¡Vaya temazo!

Y que conste que lo primero que me ha recordado ha sido a los super trabajados y poco ordinarios videoclips reggetoneros, pero vamos, que cualquier canción machacona del verano tiene los mismitos ingredientes que ésta.  Y aunque no se por qué, me ha hecho gracia el señor, supongo que tengo el día fácil.

Lo que manda cojones pelotas, es lo sencillo que es tener éxito con una canción de dos frases repetidas hasta el infinito. Y lo curioso es que la rara soy yo por escuchar metal, amosnomejodas.

 

 

Abuela restauradora

•26 agosto 2012 • 5 comentarios

 

Acabo de abrir el periódico digital y me he encontrado con un video/parodia sobre el pobre fresco que una bienintencionada señora ha destrozado. Aquí os lo dejo por si os apetece verlo:


Hace ya unos días cuando salió la noticia, a la pobre señora le dio una crisis de ansiedad, y a mi me ha dado mucha pena la buena mujer, nos estamos cebando con una señora que tiene 80 años, y deberíamos tenerlos en cuenta que ya tiene una edad.
Que el Ecce Homo está como si lo hubiera restaurado un niño, o peor aún como si hubieran echado disolvente y hubieran pasado un trapo frotando por encima, no hay ninguna duda. Pero la señora no hizo eso en solo un día, así que, alguien debió verla y la dejó hacer, con que ahora no entiendo los lamentos por el resultado.
No sé cómo ocurrirá en Borja, el pueblo donde ha pasado, pero en el pueblo de mi abuelita no dejan la llave de la iglesia a nadie sin permiso así que, por allí debían de estar informados todos de las intenciones de la buena señora, si no se la paró a tiempo o si les pareció buena idea, ahora no viene al caso hacerla sentir mal.

Lo que está claro es que la mujer actuó con buena intención aunque el resultado sea un churro; pero la pintura estaba en aquella pared sin pena ni gloria, desapareciendo con el paso de los años y la única que se molestó en hacer algo por ella fué la buena de Cecilia.
Además si no llega a ser por ella, al Ecce Homo de Borja sólo lo conocerían los vecinos y ahora la gente hace cola por sacarse una foto.

Aunque no lo parezca, sigo viva

•23 agosto 2012 • 5 comentarios

Aunque no lo parezca viendo lo abandonada que tengo la cueva, sigo viva. Llevo un tiempo pensando en publicar algo, pero no he encontrado nada lo suficientemente interesante que compartir con vosotros.

Bueno, lo cierto es que si que ha habido unas cuantas cosas que comentar: la crisis, los desatinos políticos, el paro y sobre todo, que los tontos de siempre seamos los que acabamos pagando el pato.

Pero son cosas que me ponen con tan mala hostia mal cuerpo, que no me apetecía ponerme aquí a escupir veneno.

Y así ha sido como han pasado estos meses, con el blog en secano, abandonado y llenándose de telarañas.

Pero prometo volver, os echo de menos a todos. Ese colegueo que había hace tiempo sé que será difícil de recuperar, pero lo pienso intentar. Por intentarlo que no quede.

Espero que no estéis pasando mucho calor, por aquí ya empezamos a estar hartos de las olas de calor y del viento subsahariano que nos ha traído unos casi 40º gradacos a los que no estamos acostumbrados por el norte. Menos mal que ya estamos casi acabando agosto.

Un abrazo.

 

Frustración

•5 abril 2012 • 18 comentarios

Hay días en los que sientes que te ahogas en casa, que las paredes y los techos caen sobre ti; las oscuras ideas de tu cabeza sobrevuelan la habitación como buitres sobre la carroña y lo único que puedes hacer es salir a la calle.

Sólo entonces, sintiendo la lluvia en la cara y con unos vikingos atronando en tus oídos con sus guitarras, logras serenarte lo suficiente para poder seguir con tu vida con normalidad.

Llegó el invierno

•3 febrero 2012 • 13 comentarios

El mercurio marca -1ºC y bajando, se esperan -9ºC. Hace frío, mucho frío, por lo menos ha dejado de nevar.

 

Empresarios hijos de puta everywhere

•13 enero 2012 • 15 comentarios

Llamadme ingenua, pero todavía me sorprende la avaricia y el hijoputismo que aflora en algunos seres humanos. La época de estrecheces que nos toca sufrir no hace sino sacar lo peor de cada uno, al menos en algunos casos. Y al final acabamos pagando el pato los de siempre.

Será que yo me enciendo muy pronto pero, en cuanto me han contado que a una amiga sus jefes se han negado a pagarle parte del sueldo porque ha estado de baja, amenazándola para el futuro, cuando el convenio le asegura el 100% del salario, cuando ella se ha partido el culo por hacer bien su trabajo y parte del de los demás y porque el trabajo saliera adelante cuando ellos han sido lo suficientemente irresponsables como para estar fumados hasta las cejas y pasar de los clientes…  me han dado ganas de presentarme allí y hacer que ardiera Troya.

Que una niñata con ínfulas de empresaria venga a pisotear los derechos de los trabajadores que tanto esfuerzo ha costado conseguir, clama al cielo. Que bajo terrible sombra del paro se abusen y traten de aprovecharse de la gente me pone de una mala hostia del copón.

Saber del pequeño abuso diario al que someten a la gente, sobre todo en las empresas pequeñas en las que parece que todo queda “en familia” y en las que a base de pequeños favores acaban esclavizando a los trabajadores hasta que de un día para otro estorban y les dan una patada, me llena de un asco indecible.

Lo que cada vez tengo más claro es que los jefes, son jefes siempre, nunca amigos. De miserias humanas está el mundo lleno y por lo visto de miserables también.

He dicho.